Croquetas de pollo, cocido, pescado…

croquetasLos que saben de cocina que para la béchamel, hay que poner  la misma cantidad de mantequilla que de harina, y el doble de la suma de las dos de leche (por ejemplo: 200g de mantequilla + 200g de harina+ 800 de leche)

La siguiente es una receta que he encontrado en el foro de Mundorecetas.com, (no recuerdo la autora…) la hice la semana pasada y he de decir que estaba buenííísima.

INGREDIENTES (Para 4 personas)

  • Aceite de oliva
  • 5 cucharadas de harina (colmaditas)
  • 3 cucharadas de maizena (colmaditas también)
  • ¾ litro de leche (o un pelín más) entera y caliente
  • 1 huevo duro (da una suavidad especial a la crema, pero se puede prescindir de él)
  • 200 gramos del relleno que os guste más: pechuga de pollo cocida o a la plancha, pollo asado que haya sobrado, jamón, gambas crudas en trocitos, setas o champiñones, merluza cocida, sobras del cocido…
  • Sal
  • Pimienta
  • Nuez moscada
  • Huevo batido y pan rallado para rebozar.

PREPARACIÓN:

1°) Picamos el relleno elegido (a la mano, nada de batidora, tenemos que encontrar los tropezones) y también el huevo duro.

2°) Ponemos a calentar un chorreón de aceite de oliva en una sartén honda. Rehogamos el relleno elegido con el huevo picado, a fuego suave.

¡Atención!. El tiempo de rehogado depende del ingrediente:

  • el pollo o la merluza: 2-3 minutos como mucho.
  • Jamón: hasta que vaya haciendo y quedando blandito.
  • Las gambas: tendrán que cocerse un poco.
  • Las setas: unos 12-15 minutos, hasta que estén hechas.

3°) A continuación, añadimos dos cucharadas de harina y mezclamos bien, con una cuchara de madera. Le damos unas vueltecitas para que vaya “haciéndose” y no quede cruda, añadimos dos cucharadas de maizena, y repetimos el proceso con toda la harina y la maizena, poquito a poco. Vamos removiendo, para que se sofría toda la harina por igual.

4°) A continuación, agregamos un poco de leche, removemos bien hasta que se disuelva, y añadimos más leche. Removemos bien, (si se apelotona la harina, deshacemos los “pelotones” poco a poco), y agregamos algo más de leche. Repetimos el proceso hasta los ¾ de litro (quizá pueda admitir un pelín más de leche, pero es mejor esperar al final para añadírsela, cuando veamos la consistencia de la masa).

5°) En este punto, añadimos la sal, la pimienta, y -si gusta- la nuez moscada recién rallada.

6°) Seguimos removiendo sin parar, para que no se formen grumos. Tiene que despegarse la masa de las paredes de la sartén. Pero no debe de quedar una masa compacta, (una “bola”, para que nos entendamos), sino con una textura cremosa, aunque consistente.

7°) Dejamos cocer a fuego bajo unos 20 minutos-media hora. No hace falta que removamos sin cesar, no es preciso que estemos la media hora entera dándole vueltas “pegadas a la sartén”, pero no podemos perder de vista la masa: cuanto más removamos, más cremosas y ricas quedarán las croquetas.

8°) Si observamos que queda un poco “consistente”, agregamos un pelín de leche, sin parar de remover.

9°) Retiramos del fuego, comprobamos el punto de sal (ojo con las croquetas de jamón) y extendemos la masa sobre una (o dos) fuentes planitas, para dejarla enfriar y poderla trabajar después mejor.

Se puede dejar toda la noche enfriando, y formar las croquetas al día siguiente. O se puede esperar, simplemente, hasta que se enfríe (si tenemos más prisa, metemos las fuentes en la nevera).

10°) Formamos las croquetas ayudándonos con dos cucharas, o con las manos (yo soy de las de “a mano”), las pasamos por huevo batido y pan rallado (yo pongo el pan en un vaso y meto la croqueta en el interior y hago girar), y las freímos en abundante aceite bien caliente.

Ojo también con la temperatura del aceite. No hace falta que esté “tan” caliente que se quemen por fuera y no se hagan por dentro… pero, si la temperatura es baja, o si acabamos de sacar las croquetas o la masa de la nevera, es fácil que, al echar la tercera o cuarta croqueta, se baje la temperatura, y entonces se nos abrirán al freírlas. Tiene que estar caliente, humeando ligeramente.

Es mejor que no echemos muchas croquetas “frías” a la sartén al mismo tiempo, y que, a medida que sacamos una croqueta ya hecha, pongamos otra “cruda”, para que se conserve la temperatura del aceite. Mejor hacerlas de tres en tres o de cuatro en cuatro, y así no se enfriará el aceite.

11°) Cuando estén fritas, las vamos poniendo en un plato con papel de cocina, para que escurran toda la grasa.

VARIANTES:

también podemos agregar si nos gusta una cebolla muy picadita, perejil o especias.

TRUCO:

como lleva un poco de trabajo esto de las croquetas y no siempre tenemos ganas… hay que aprovechar el día que estamos de ánimo! Yo hice una buena cantidad para congelar una parte. La congelación de las croquetas se hace así: una vez las hemos empanado y sin freír, ponerlas en una fuente, separadas las unas de las otras y precongelar de esta manera. Una vez estén duras, retirar de la fuente y meterlas todas juntas en una bolsa de congelación. 🙂

©Maryam

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: